4 de octubre: Día Mundial de los animales

Cada 4 de octubre se celebra el Día Mundial de los Animales en conmemoración de San Francisco de Asís. Este santo, que nació en 1182 en Italia, dejó como enseñanza a la humanidad que debemos comprender cuál es nuestro lugar en la Tierra, ya que el bienestar de nosotros está integrado al bienestar de todo los animales y el medio ambiente.

Cabe destacar que en los años que vivió San Francisco de Asís estas ideas se veían con extrañeza. Este santo en su vida decidió despojarse de todas las riquezas materiales y se dedicó a servir y ayudar no solo a sus semejantes, sino también a todos los animales, a los que consideraba hijos de Dios y llamaba «hermanos».
El principal propósito del Día Mundial de los Animales es recordar la importancia de la conservación de las especies animales en el planeta.}


La Declaración Universal de Derechos del Animal, fue proclamada el 15 de octubre de 1978 y aprobada por la Organización de la Naciones Unidas. Esta declaración establece que todo animal posee derechos y señala que el desconocimiento y desprecio de esos derechos han conducido y siguen conduciendo al hombre a cometer crímenes contra la naturaleza y contra los animales.
Aunque es una celebración que tiene más de 90 años, no se popularizó hasta 1980, cuando el papa Juan Pablo II declaró a San Francisco de Asís como el patrono de los animales y del medio ambiente. Giovanni di Pietro Bernardone (más conocido por su nombre santo) fue reconocido por su filosofía de vida, ya que amaba y tenía respeto por todos los seres vivos por igual: personas, animales o plantas.

Giovanni nació en Italia en el año 1181, y aunque no era sacerdote predicaba a través de la palabra y con el ejemplo, llevando un estilo de vida basado en la meditación, oración, sencillez y humildad.
Cada 4 de octubre se celebra el Día Mundial de los Animales en conmemoración de San Francisco de Asís. Este santo, que nació en 1182 en Italia, dejó como enseñanza a la humanidad que debemos comprender cuál es nuestro lugar en la Tierra, ya que el bienestar de nosotros está integrado al bienestar de todo los animales y el medio ambiente.
Cabe destacar que en los años que vivió San Francisco de Asís estas ideas se veían con extrañeza. Este santo en su vida decidió despojarse de todas las riquezas materiales y se dedicó a servir y ayudar no solo a sus semejantes, sino también a todos los animales, a los que consideraba hijos de Dios y llamaba «hermanos».


El principal propósito del Día Mundial de los Animales es recordar la importancia de la conservación de las especies animales en el planeta.
La Declaración Universal de Derechos del Animal, fue proclamada el 15 de octubre de 1978 y aprobada por la Organización de la Naciones Unidas. Esta declaración establece que todo animal posee derechos y señala que el desconocimiento y desprecio de esos derechos han conducido y siguen conduciendo al hombre a cometer crímenes contra la naturaleza y contra los animales.


Aunque es una celebración que tiene más de 90 años, no se popularizó hasta 1980, cuando el papa Juan Pablo II declaró a San Francisco de Asís como el patrono de los animales y del medio ambiente. Giovanni di Pietro Bernardone (más conocido por su nombre santo) fue reconocido por su filosofía de vida, ya que amaba y tenía respeto por todos los seres vivos por igual: personas, animales o plantas.
Giovanni nació en Italia en el año 1181, y aunque no era sacerdote predicaba a través de la palabra y con el ejemplo, llevando un estilo de vida basado en la meditación, oración, sencillez y humildad.

IMPORTANTE: